TOMAMOS NUESTRAS DECISIONES ANTES DE SER CONSCIENTES DE HABERLAS PENSADO



           Desde siempre hemos creído que decidíamos pensando, incluso una aspiración de muchos padres y maestros ha sido  que sus hijos y alumnos piensen por ellos mismos. Sin embargo, las últimas técnicas de neuroimágenes, basadas en la resonancia magnética nuclear, están mostrando que nuestras decisiones son tomadas segundos antes de ser conscientes de haberlo hecho. Te invito a escuchar esto de boca de un importante neurocientífico: John Dylan Haynes del "Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Neurología de Leipzig", que fue entrevistado por Eduard Punset en su programa “Redes”

"LAS DECISIONES SON INCONSCIENTES"- PROGRAMA Nº 83 DE "REDES" from arcoirisdan on Vimeo.

            Las repercusiones en nuestro libre albedrío que se narran en el programa están contempladas desde los paradigmas científicos dominantes en nuestra cultura. Se parte de la idea de que el cerebro origina la conciencia y como consecuencia se llega a la conclusión de que el cerebro está decidiendo por nosotros, algo verdaderamente inquietante; son las cosas de la visión materialista del mundo.
            El que hayamos fragmentado el conocimiento en especialidades ha provocado que haya distintos ritmos de progreso en cada una de ellas. Así, ocurre el hecho sorprendente de que los médicos y neurocientíficos trabajan con teorías materialistas en su quehacer cotidiano, mientras que los aparatos que emplean para investigar, fundamentados en la física cuántica, están basados en teorías que hace 
El escaner cerebral por resonancia
magnética nuclear está revolucionando
la neurociencia
tiempo han traspasado el materialismo. El mismo John Dylan Haynes utiliza un aparato de resonancia magnética nuclear, cuyas bases teóricas están mucho más allá de las interpretaciones que hace de sus resultados de investigación. Hemos creado un estamento científico que avanza con una pierna muy larga- la física teórica  y cuántica en general- y otras muy cortas –los campos en los que se trabaja todavía con el mecanicismo y el materialismo-, por eso cojeamos, teniendo  que gastar tantísimo dinero en investigaciones que están limitadas por una visión muy reducida de la realidad.
            Los Nuevos Paradigmas del Conocimiento han trascendido ya el materialismo y han derribado las divisiones entre los distintos campos de investigación. Sus científicos parten de una idea holística del ser humano y del mismo universo; además disfrutan de la libertad de no estar sometidos al corporativismo, si bien esto no garantiza por sí mismo que no se vuelva a tropezar en los mismos obstáculos del pasado, para evitarlo esta vez el científico debe hacer sobre sí mismo todo un trabajo de autoconocimiento, que le garantice ser consciente en todo momento de los límites de su mirada.
            Desde estos nuevos paradigmas, el cerebro es básicamente un receptor de los campos en los que realmente tienen lugar los pensamientos. Además, cumple la importantísima misión de ayudar a 
Ruper Sheldrake, el introductor de
los campos morfogenéticos en las
ciencias de la vida
materializar las emociones y los pensamientos en corrientes eléctricas y propiciar así la producción de las correspondientes hormonas, es como un transductor que comunica un mundo más sutil con el cuerpo físico. Estos campos. que constituyen la verdadera mente, forman parte de nosotros aunque no los veamos en un espejo, de la misma forma que tampoco vemos las ondas que traen información a nuestro móvil. Es curioso ver que la idea de campos lleve más de doscientos años instaurada en la física y, sin embargo, no sea utilizada en las teorías de las ciencias biológicas, salvo por científicos de los nuevos paradigmas como Rupert Sheldrake.
            Estos campos, de los cuales son receptores nuestros cerebros, operan también con  niveles más sutiles que nuestros pensamientos, forman parte de nuestra consciencia, aunque no nos demos cuenta porque hemos sido educados para sólo ser consciente de los pensamientos. Este hecho podría explicar porque podemos estar tomando decisiones antes de haberlas pensado.
            A todo esto hay que añadir que en física también se están creando teorías que trascienden la 
Jean Pierre Garnier, creador de la teoría
del desdoblamiento temporal
idea de tiempo lineal. Una de ellas es la del físico Jean PierreGarnier que sostiene que estamos desdoblados en el tiempo: una parte de nosotros vive a una mayor velocidad y nos prepara lo que llamamos futuro; esto explicaría sensaciones que han experimentado muchas personas, como la de hacer algo que les salva la vida sin haber tenido tiempo material para pensarlo, los sueños premonitorios, los “déjà vu”, etc. ..
            Si extendemos esta idea de tiempo no lineal a las experiencias investigadas por John Dylan Haynes, no tendríamos que limitarnos al hecho de que la decisión ocurre antes de que la pesemos, tal vez en esos campos que forman parte de nosotros el tiempo transcurra de diferenta manera o la información se esté enviando al cerebro en un orden diferente al que se generó, de forma que el paquete de información para mover el brazo llegue primero y después se reciba el de haberlo pensado, las posibilidades de explicación se multiplican, una evidencia de que estamos ante una mirada científica mucho más amplia y rica.
            Divulgar estos nuevos paradigmas no sólo es importante para los científicos, sino para todas las personas, porque la sociedad en la que vivimos decide lo que es posible o no a través de las teorías científicas, eso incluye las medicinas con las que queremos curarnos.
   
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada