EL SENTIDO DEL HUMOR COMO PUERTA A NUESTRA PROPIA SABIDURÍA

   
     El sentido del humor es el mejor antídoto para liberarse de una mirada única que nos deje ciegos a todo aquello que esté fuera de ella. También evita que nuestra pasión por algo se convierta en un fuego que pueda destruir cosas valiosas en nuestra vida. Su papel como vacuna  para no sucumbir al cientifismo, a la seguridad de un estamento esclavizante, le da un valor añadido más. Todo esto lo hace imprescindible para encarnar un auténtico espíritu científico en nuestra vida, que es el mejor camino para llegar al autoconocimiento sin la intervención de la autoridad de un maestro espiritual.

      No se puede desvelar la conexión entre todas las cosas-esencia de la misma vida- sin relativizarlas; el sentido del humor es el gran relativizador de nuestra mente, el que nos permite hacer visible lo que nuestras creencias tratan de ocultarnos. Es como un microscopio y un telescopio a la vez, nos revela lo que nos pasa desapercibido por su pequeñez en nuestra mirada cotidiana, y también nos acerca a nuestra visión lo que contemplábamos como inalcanzable. Pero sobre todo, es esa varita mágica que nos permite pasar de la pesadez de contemplar la vida como un constante problema a la levedad se sentirla como un juego… es, en última instancia, una forma adulta de sentirse niño. Precisamente esto, su valor como inocencia, es lo que convierte al sentido del humor en una puerta a nuestra propia sabiduría.

      Te preguntarás cómo puedo hacer del sentido del humor sabiduría. Hay muchas maneras, por ejemplo, cuando estamos de mal humor podemos ver  en esto una oportunidad de autoconocimiento, en este estado nuestras emociones nos hablan muchas veces de cosas sobre nosotros mismos que nos negamos a ver, porque o bien van contra nuestras creencias o bien atacan a las “falsas identidades” que nos hemos construidos con ellas. Entonces es el momento de ganar perspectiva con la inocencia  de nuestro sentido del humor, haciendo del malestar un primer pilar en el que empezar a construir el puente que nos conduzca a un entendimiento mayor de nosotros mismos, iniciando así un camino hacia el bienestar.

       Pero lo mejor, querido lector,  es que veas por ti mismo la gran sabiduría que puede haber en un sentido del humor iluminado por la inteligencia y guiado por el corazón, como es el de Fidel Delgado, si  todavía no le conoces te va a sorprender. Te invito a verle “actuar” en el siguiente vídeo, que a pesar de durar casi una hora y media se hace corto, es lo que suele ocurrir cuando uno lo pasa bien. Ponte cómodo y prepárate a reír, eso sí, con sabiduría.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada